Implantación de ERP

GESTOR DE PROYECTOS DE IMPLANTACIÓN DE ERP

Programas, informáticos, ERP…
Sólo mencionarlo y “te cambia el cuerpo”. Lo creas o no, son una herramienta muy útil para desarrollar tu negocio, casi imprescindible hoy en día, pero darles buen uso…
Eso es otra batalla. “Ganemos la guerra”.

  • Es más frecuente de lo que nos gustaría, encontrar que los sistemas informáticos que se utilizan en el día a día, no cumplen al 100% con lo que se desea o se necesita.
  • ¿Te suena tener números, botones, opciones… por todos los lados y no encontrar lo que buscas, no tener información útil?
  • Tienes programas de contabilidad, de gestión (compras, ventas, inventarios, tesorería), de producción, calidad, técnicos… En medio, aparecen documentos accesorios tipo plantillas de Word, Hojas de cálculo-Excel, etc., en los que hay que invertir tiempo (con ello dinero) para conseguir algún tipo de información importante para la empresa. Y como cada uno se prepara los suyos, si algún día falta alguno de los autores… “la hemos liado”.

Hay un objetivo claro: maximizar el éxito del uso del programa, y con ello, la rentabilidad de la inversión

El día a día de la pequeña empresa hace imposible dedicar mucho tiempo a “probatinas” o “experimentos” que mejorarían la eficiencia o el uso de los sistemas informáticos instalados.
¡Ya, lo que faltaba!

Pero todos esos problemas, pegas, quebraderos de cabeza, “reniegos”, son ORO.

¿Cómo que ORO?

Por supuesto, cada fallo, cada problema es SIEMPRE una oportunidad de mejora.

¿Qué podemos hacer? Análisis

  • ¿Qué está pasando?
  • ¿Qué información necesito realmente?
  • ¿Qué perfil de usuarios hay: quién introduce datos y cómo?
  • ¿Quién la tiene que utilizar/analizar?
  • ¿Qué medios o recursos hay?

Un buen análisis es un gran primer paso para mejorar la gestión de la información que necesitas. Facilitará de forma precisa, las mejoras o cambios a poner en marcha.

Cuanto más claro se defina, mejor conseguiremos que la informática sea nuestro gran aliado en el negocio.

PERO, ¿Ya tengo a mis informáticos? O soy una empresa que vende programas, ¿qué solución me aportas?

Una figura externa y objetiva, que consiga establecer la óptima comunicación empresa-informáticos.

SIMPLE, que no fácil

Una vez realizada la puesta en marcha de los cambios, podría apoyar directamente a la empresa usuaria durante el tiempo necesario, acompañando a los usuarios en sus dudas, ideas de mejora, usabilidad, etc. ¿Por qué? Porque cuando realmente surgen las dudas o los problemas es en el funcionamiento habitual, que los saca a relucir, y es el momento de estar con los usuarios facilitándoles el posible cambio o mejora.

¿Sabes en qué más puedo ayudarte?

¿Dudas? Te las resuelvo encantada!